Gran parte del buen funcionamiento y movilidad de los montacargas depende de sus llantas. Estos equipos industriales están expuestos a prolongados tiempos de uso y a trabajos sobre distintas superficies.

Existen varios tipos de montacargas, pero la principal decisión gira sobre el uso de llantas sólidas o llantas neumáticas para las unidades. Aquí de compartimos información sobre las principales características de estos aparatos.

Llantas sólidas:

Estas llantas de montacargas son recomendables para cuando no queremos detener el uso de la unidad, es decir, llegan a estar en funcionamiento hasta 24 horas o más. Además, son muy resistentes, por lo que no se ponchan ni dañan al circular en terrenos irregulares.

Las llantas sólidas no pierden la presión y tampoco se desgastan con facilidad. ¿Sabes entonces si tu montarcargas tienes el neumático indicado?

Llantas neumáticas:

Son perfectas para operaciones sobre terrenos irregulares donde es necesaria una mayor flexibilidad de la unidad, o en otras palabras, que la llanta apoye al amortiguamiento del equipo.

A diferencia del neumático sólido, éste no puede circular en áreas donde haya pedazos que puedan poncharlo. El nivel de severidad del terreno debe ser de media o baja severidad. En el caso de la presión, ésta debe variar según la operación y carga a soportar

Fuente: llantasweb.com.mx